2009/09/23

Primer capítulo de "Los Derrotados": "María" primera parte


¡Y el milagro sucedió! El trayecto en aquel apestoso bus lleno de adolescentes, ruidos ensordecedores y hormonas flotando en expansión, había terminado…

…Pero eso significaba que el día había comenzado. Clase, clase, clase, un Kit Kat, clase, clase, clase… Lo de siempre. ¡Puag! ¡Cuánto odiábamos la rutina! Ella odiaba la rutina directamente; yo, en cambio, prefería la rutina vacacional: playa, deporte, sol,…chicas,…

Salieron todos apiñados, como si el autobús fuera a explotar en cuestión de segundos. María, sabedora de la posibilidad de perder un brazo y unas cuantas greñas, esperó, y esperó y esperó, paciente como la leona que caza una gacela. Cuando casi todos habían bajado, el chico que iba delante de ella en la fila, se paró en la misma puerta. La gente zumbía por lo bajinis, como el mosquito que se ríe después de picarte.  Ella, siempre amable y simpática, levantó la bota de montaña izquierda y, sin pensárselo dos veces, propinó un empujón al muchacho, que calló en el rocío marrón de las alcantarillas. Para rematar la escena, le usó como puente. El chico, humillado, juró en vano, que le haría sufrir.  Por doquier las luces no paraban de mirarla. La humillación de aquel chico de primero, resultó fácil de adivinar, ‹‹no se esperaba otra cosa de ella››.

Los dos somos unos impacientes, por eso la velocidad nos caracteriza…En dos segundos había llegado a la puerta del instituto como si nada, mientras que los demás necesitaban un minuto entero. 


Su primo Frank estaba apoyado en la pared mientras oía música por los auriculares. Él no era un chico muy lucido. Sus pelos con falta de cortar, despeinados y negros como la noche, sus ojos eran azules oscuros, su piel era de un tono blanquito, no eran tan impresionantes como los de María. Y sus gustos eran muy raros, pero no eran tan impresionantes como los de María.

Frank tenía una estatura digna de la familia, María le llegaba por la nariz. Él medía uno setenta y seis y ella uno setenta justo. El físico de Frank como os podréis imaginar no era pronunciado, era delgado, y solo eso.

No puedo negar que Frankie, su nombre completo, no era muy normalito. Tenía manías, maneras y modos. Él no era una lumbrera, no era guapo, no era extrovertido, no era querido por las chicas, no era nada fuerte. Tenía poco de que presumir. Pero lo que menos tenía era amigos. Enemigos le sobraban.

Ella caminaba casi directa a la puerta. Los ojos de Frank se iluminaron como perlas recién limpiadas. Era la primera vez que le veía así:

- Hola- dijo Fran impaciente.

- Hola- contestó María casi por obligación sin pararse.

- ¿Tienes prisa?

- No.

- No lo parece.

- Vale, sí- eso sólo lo decía cuando quería librarse de algo.

- ¿Por qué?

- Llego tarde.


- ¿Cómo?


- Llego tarde - Frank miró el reloj automáticamente.

- Quedan 15 minutos.

- Tengo…tengo…tengo que entregar un libro urgentemente.

- ¡Ah! - la decepción no sólo se veía en sus palabras, sino que también se oía en su mirada. ¡Me perdí algo casi seguro!

Las clases pasaron en un visto y no visto. El recreo había empezado casi sin avisar, cosa que hasta a ella le entusiasmaba. Sin perder la costumbre, corrió, literalmente, hacia la biblioteca, donde los libros se convertían en su abrigo, la luz que se colaba por las ventanas encontraba su espíritu y en los relatos su pan de cada día. Paró en seco, delante del umbral de la luz. Una sensación de frío irremediable, escaló sus tobillos piernas arriba, continuó por su cintura hasta llegar a las orejas y helarla del todo.

Entró en la habitación como un conejo en su madriguera, desesperada y con alivio, abrió el libro sin haber ocupado un sitio. Observé nuestros alrededores, confirmando lo ya confirmado. Este es su lugar, su refugio, su lar, su antro, su hogar, su todo. ¡Oh, pequeña guarida cómo atrapas a esta cría con tus inusitadas estanterías!

Entonces,  ELLOS entraron por la puerta: Los ¿populares….?

Seres engreídos, perfectos y poco amigos de sí mismos; siempre necesitando ser el centro de atención sin más motivo que su propia destrucción. 

Daniela, era la más baja, gorda como una foca y fea por naturaleza; tenía el pelo rojo, de corte al hombro y miles de granos en su piel grasa como la mantequilla. Sus ojos eran marrones y muy achinados, a diferencia de María, ella los tenía así porque tenía miopía y porque no quería ponerse gafas.


Carla, al igual que Daniela era baja, pero su anorexia podía con todo, era solo hueso puro y duro. Tenía el pelo castaño, casi tan largo como el de María –pero el de ella era postizo-, tenía un fleco totalmente recto y  el pelo degradado con un volumen estilo dibujo manga pero mal hecho. Por lo que sé varias veces al día se desmaya y el médico le ha prohibido terminantemente practicar deporte si no se atreve a comer más.

Luego estaba Jesús, un chico rubio con tupé y con los ojos verdes; sus manías eran demasiado, ni siquiera una chica pija podría poner esa voz tan aguda. Es, por desgracia, el conejillo de indias de grupo, sino cómo crees que las chicas aprobaban, ¿entre fiesta y fiesta?

Y la última, una chica que tenía el pelo castaño, alta y llevaba siempre, siempre, siempre tacones de diez centímetros como mínimo; era la jefa, la más poderosa y la que presume de tener más novios que pelos en la cabeza, la adolescente más engreída que haya pisado la tierra. Paloma. Según los chicos la más guapa del instituto.

No sé cómo se las ingeniaban pero siempre iban del mismo color como si fueran los protagonistas de la película Chicas Malas. Hoy como era viernes les tocaba de violeta. Se sentaron contoneándose más que un ventilador hasta llegar a la mesa detrás de María.

‹‹ ¿Qué demonios hacen éstos aquí?, ¿a qué vienen?, ¿a leer revistas de moda, o qué? ›› Comenzaron a cuchichear como de costumbre, “Bla, Bla, Bla”. Hoy era un día especial para ellos, ‹‹ Ni se te ocurra preguntarme, no tengo ni idea ››. Como me aburría acerqué la oreja, a ver qué estupideces decían:

- ¡Dios mío! ¡No me lo puedo creer! - dijo Carla.

- ¿Qué? - respondió Jesús.

‹‹ Sí, eso, ¿qué?››

- María - Soltó Carla.

- ¿Qué? - Dijo Daniela.

- Mírala - insistió Carla.

‹‹ ¿De qué demonios habla?›› me pregunté.

- ¿Qué? - contestó Daniela.

- ¡Su pelo, tía! - rujió Carla.

- ¿Qué? - Se mofó Jesús.

- Lo tiene perfecto - comentó Carla.

- Mm.... Si tú lo dices - dijo la foca enterada de Daniela.

-Sí, no sé cómo puede tener ese pelo- admitió Jesús.


- Pero es fea… - saltó Daniela.


- …Y rara… - Soltó Carla.

-Sabes que me dijeron...-dijo Daniela.

‹‹… ¿Que la Tierra es redonda?›› No pude evitar pensarlo. En ese mismo instante María soltó una risa ahogada en su pecho.

- …Que se quiere suicidar como su hermano- término de decir, en ese mismo instante la miraron de una manera notable.

- ¡Jum!… ¡Ahora te enteras! - contesto Jesús. María en este instante no se había reído.

‹‹oh, oh››

-Debería haberse suicidado ella antes que Jonathan, ella no es útil para la sociedad- dijo Carla con un exagerado desprecio.

-¡Estaba súper bueno!...Me lo hubiera tirado de no haber sido tan…tan…- dijo Daniela.

‹‹…Listo››

-…Exigente…

‹‹ ¿Cómo?››

-… ¡De veras! Yo me lo hubiera comido entero.

‹‹Ahora entiendo por qué está tan gorda››

-Oye, Paloma, ¿él y tú?- dijo la enredadora de Carla.

- ¿Qué? - contesto mosqueada.

- Estabais saliendo, ¿no?

No sabía que pensar sólo me salían exclamaciones: ¿¿¿¿¿¿??????

- Mm...… - exclamó Paloma.

‹‹ ¿Cómo que mm...?››

- Aún así estaba bueno - soltó disimuladamente Daniela.

‹‹ ¡Pesada!››

- ¿Qué se sabe de él? - preguntó Jesús con un poco más de respeto, dirigiéndose a Paloma, ella se encogió de hombros.

- Pregúntaselo a María - Contestó Daniela riéndose de su propio chiste.

- No deberían decir esas cosas, no tenéis consideración, ¿o qué? - Dijo Jesús enfadado.

- Te pareces a María - Soltó Carla.

- Sólo te digo que tengas cuidado con lo que dices, ni siquiera sabemos si realmente se ha suicidado, quizás tuvo un accidente y ella no quiere decir nada - insistió Jesús.

- ¡Tonterías! – Dijo Carla mientras miraba su reloj se swarovski- ¿me pasas la tarea?




7 comentarios:

Anónimo dijo...

De las dos partes que has escrito, me gusta muxo mas esta, es la mas entretenida :D La primera es como la introduccion de cualquier libro ( un pisco aburriílla;) )

Betsaida dijo...

Los Derrotados me parece una historia llena de humor, amor, extraños sucesos y un amargo final. Se inicia con intenciones de contar una historia sobre una chica normal a la que le ocurren cosas normales pero en el fondo guarda muchos secretos, intriga, misterio y hasta terror. Las reflexiones del narrador hacia la protagonista van más allá que una simple descripción, es decir, creo que el narrador siente algo por María que lo lleva a describirla de forma peculiar. En cuanto a María, la protagonista, en la introducción, se me parece mucho a la escritora, pero al seguir leyendo la primera parte me doy cuenta de que María es una persona bastante independiente así como fría y distante, todo lo contrario a la escritora. Es una historia rica en recursos estilísticos lo que hace que su lectura sea más agradable, más entretenida y más misteriosa y sobre todo que merezca la pena leerla. Tiene muchos personajes secundarios e importantes y creo que todos guardan relación entre sí. En resumen, Désirée, sigue con tu sueño porque lo vas a conseguir, tienes mi apoyo y el de todos los que te quieren, nunca lo dejes porque lo haces genial y todos disfrutamos de tu imaginación.
Gracias Désirée

SoniCamalea dijo...

me gusta lo que escribes, es genial, la historia es muy entretenida, asi que volvere para seguir con ella.
un placer conocer tu rincon.
besos

Désirée Rodríquez dijo...

muchisimas gracias!!!

Anónimo dijo...

Meeee guuustaa muchoo la historia! ^^
aunque me lio un poco con el narraador =S!
Pero lo deemás esttá bieen! (:


Myta Stile

Klau Bluehair dijo...

El comentario kilométrico que te ha dejado Betsaida me ha dejado intrigada, (perdona soy un poco curiosa), me pregunto quien será...
Tienes una capacidad de síntesis muy buena, y me gusta lo que escribes así que voy a seguir leyendo.

Sondra dijo...

Me acabo de engachar a tu historia Desirée!! (¿Lo he escrito bien? Creo que no.) Ha sido amor a primera vista :P el primer capítulo: Genial
y el puntazo de las botas de militar.. x) me encanta.
Sigue así.