2009/11/14

Primer capítulo de "Los Derrotados": "María" tercera parte


María y las demás chicas salieron con hombros caídos y resoplando. Se dirigieron hacia el centro para calentar los músculos, los chicos había salido antes que ellas. Pablo se puso a su lado mientras se estiraba y contraía.

- ¿Qué le pasó al pringado ése?


- Es mi primo.

Héctor y Clara cuchicheaban. Ella era una chica gorda, peluda y con los dientes hechos trizas. Además fingía ser amiga de ella, María, y ella lo sabía, por eso también fingía que era su amiga. Cree saber todo acerca de María, pero es mentira, ella le miente constantemente.

Él, era el chico alto, rubio y con los ojos azules, el guaperas. Todas estaban locas por él, sobretodo Clara que contoneaba sus masas sebosas para llevárselo al huerto. María era la única que parecía tener sentido común y firmeza, no sé si a ella le gusta, pero de lo que estoy seguro es que no se humillará por él.


María siguió estirando con fuerza y mirando de reojo a Claudio. Lo que le había contado Fran era lo que yo había visto siempre. Él no era un chico con facilidades para hablar y defenderse, esto hacía que al igual que ella, caía fácilmente en malas manos. Pero ella tenía fuerza, agilidad y además era muy escurridiza, por lo que podía defenderse o escaquearse. Frank no, el era debilucho, calladísimo y fácil de intimidar. 


Desde hace un tiempo Claudio y su pandilla se dedicaban a seguirle, ella en un arrebato se enfrentó a ellos, cosa que hizo que todo empeorara. Cuando Fran estaba cerca de ella o de mí estaba protegido, pero ahora yo no puedo estar con él y María en ciertos sitios tampoco puede. Además, a ella tampoco le gustaba estar con él mucho tiempo, no sé por qué.

El profesor Abraham Cruz, alzó la voz para mandar a hacer una carrera atlética bastante dura.


- Mary, demuestra todo lo que sabes - dijo Pablo.

- No estoy muy centrada hoy, ya sabes que tampoco me gusta presumir y no me llames Mary - Poco a poco su voz se iba subiendo, pero no lo suficiente para que se oyera.

- Venga, tía hazlo, dejarles con la bocota cerrada, una vez me dijiste que la velocidad te ayudaba a meditar- dijo con voz mimosona, Pablo.

- Vale,..Pero nada de dejarme tiempo para parecer más rápida de lo que soy- Le mintió.

- ¡Ah! ¿Me vas a hacer correr?- Se quejó.

- Sí, y rapidito.

El profesor revisó la lista y los puso por parejas:

- María Zerlumpt, o como se diga, con Clara Hernández.

- ¡Vaya apellido, tía! - soltó Claudio.


- Nos tocó juntas ¡que guay! - fingió, como en una película de pijas, Clara.

- Sí, súper guay - dijo María con muy mala gana.


- ¿Quién corre primero? Yo necesito calentar más, ¡Oh dios mío, por qué me haces sudar cuando por fin hablo con Héctor!

- Corro yo - dijo mientras pensaba para sus adentros ‹‹ ¡Vaya niña más tonta!››

Todos los chicos eran los primeros junto con María, mientras que las otras optaban por contar las vueltas que daban a la cancha. Pensé ‹‹ ¡Madre mía, esto va a ser una masacre!››. De repente ella comenzó a mirar a todos lados, preguntándose que quién había dicho eso, sinceramente no sé a qué se refería.

- Preparados, listos, ¡ya!

Ése fue el comienzo. Ella corría con ligereza fingiendo estar cansada, pisando los talones a los chicos, mientras pensaba: "¡Qué lentitud, Dios!". Pablo la miró fingiendo enfado. Ella aceleró y se acercó a él.

- Ahora de verdad, ¡corre!

- ¡Qué no, plasta!

- Déjales con la boca abierta, así te dejaran de molestar, creen que eres débil.

- No me importan lo que crean.

- Hazlo por Fran.

Entonces miró a Claudio que iba en cabeza, presumiendo del ser el primero.

- ¡Ah no! ¡Eso no! - dijo ella.

- ¿Qué?

- Mira a Claudio.

- Mmm…Ya sabes lo que hay que hacer.

María cerró los ojos una centésima de segundo para abrirlos como platos. Corrió y corrió y corrió y cuando se dio cuenta ya estaba con los chicos otra vez, había dado la vuelta tan rápido que no tuvo tiempo de cansarse. Siguió haciendo lo mismo mientras los demás asombrados intentaban seguir sus pasos. María empezó a erguirse, y erguirse, y erguirse de tal manera que superó la altura de todos los chicos. Volvió a ser la misma durante ese tiempo.


Habían terminado. Todos los chicos estaban rojos como tomates y jadeando como perros, mientras que ella solo tenía las mejillas un poco más rosáceas y una sonrisa de oreja a oreja, esa dulce sonrisa que siempre tenía reservada para mí.

- María, he visto tú evolución a lo largo de los tres trimestres y…sinceramente… ¿te dopas?

- No - Nos reímos.

- Es impresionante.

- Finjo porque no me gusta destacar.

- ¿Qué deporte prácticas?

- Atletismo, boxeo, tenis, escalada y gimnasia rítmica, por mi cuenta desde los cinco años, y unos cuantos más.

- ¡Guau! ¿Entrenamiento?

- Todos los días ocho kilómetros.

- Chicos esto es decepcionarte, presumé constantemente de lo fuertes, ágiles y veloces que sois - Comentó en voz alta el profesor con su acento argentino - , parece mentira que una chica tan flaquita finja ser muchísimo más lenta de lo que es, para no destacar y ustedes se dediquen a presumir de lo que no tienen.¿Alguién de la clase sabía esto?

Hubo un no colectivo, pero Pablo dijo sí.

- ¿Por qué lo sabías?

- Bueno, resulta que yo corro todos los días alrededor de mi barrio para mejorar en football y un día me la encontré. Le pregunté que qué hacía por aquí, y me dijo correr. Resulta que había venido corriendo de su casa a aquí.

- ¿Corriendo? - dijo Claudio asombrado- ¿pasando por la carretera larga?

- Sí.

- ¿Júramelo?

- Jurado - dijo Pablo levantando la mano.

- Has pensado en competir - dijo Abraham.

- No.

- ¿Por qué? Te aseguró que yo me encargaría del papeleo y todas esas cosas.

- No, es mejor que no.

- ¿Por?

- No quiero ser un mono de feria.

- Ya lo eres - dijo Claudio disimuladamente.

- ¡Claudio! - dijo el profesor con un berrido.

Entonces la puerta se abrió con un sonido furioso. Era el secretario que tenía un montón de papeles en las manos.

- ¿Está Claudio Salido Hernández de segundo A?

- Soy yo - ‹‹Con que salido ¡eh!›› pensamos acorde María y yo.

- El director te llama.

Claudio se fue con el secretario con la cabeza baja.

- ¡Qué oportuno el secretario!- dijo el profesor- ¿Qué te estaba diciendo?.. ¡Ah, sí! ¿Mono de feria? ¿A qué te refieres?

- Quiero seguir siendo anónima por ahora.

- Clara ¿Cuánto corrió?

- Si ocho conos son un kilómetro…mm… corrió…¡dos kilómetros y medio!

- ¿Estás segura?

- Sí. Cogí la calculadora.

- Ni siquiera se puso roja - dijo Pablo.


- ¡Poder femenino! - dijo burlona una chica que no conozco.

Nadie la superó en toda la clase, el más que hizo después de ella fue Pablo un kilómetro y medio. Antes de haberse cambiado, le dijeron que tenían hora libre porque el profesor de inglés se había puesto enfermo. Sabiendo esto se puso los auriculares y escucho su música en el patio, mientras remodelaba un dibujo que había hecho. Pero su descanso no duro mucho.

- ¿No crees que eres demasiado mayorcita para ir dibujando muertos por la vida? - dijo Clara.

- No.

- ¿Desde cuándo corres así?

- Desde los cinco años, ya lo dije en clase.

- No, en serio, yo eso no lo sabía.

- No te interesaba.

- ¿Cómo que no me interesaba? Somos amigas ¿no? - María se quedo callada, sin pensar en nada.


- ¿Oye, quedamos esta tarde?- dijo Clara

- ¿Para qué? - contestó María con un tonito algo molesto.

- Hace tiempo que no quedamos.

- ¿Y?

- Te echo de menos - María pensó para sí misma ‹‹!Pues yo te hecho de más¡››

- Tengo que hacer cosas.

María se levantó y se dirigió hacía el baño de chicas con la falsa de Clara detrás de ella como un perro abandonado.

- ¿Qué cosas? ¿Correr? ¿Estudiar? ¿Dibujar?

- Mmm…tengo que ir a la biblioteca- mintió.

- Te acompaño - No era una pregunta, eso era una de las cosas que yo más odiaba, que la gente se auto invitará. No sé porqué pero los más odiosos son los que más lo hacen.

- Te lo agradezco de veras pero… no sé lo que diría Paloma si te ve conmigo.

Clara se quedó parada, muy quieta. María la tenía más que pillada, sabía perfectamente lo que pretendía hacer ella, buscar chismes para su amiguita. 

8 comentarios:

JEKKA dijo...

me gusto el capitulo 3 espero saber pronto de maria

Paula dijo...

me encanta!!!
pero me gusta más el pinchos jijiji k no son bromas me gusta

Anónimo dijo...

Esta muy wapo, me tienes enviciada jiji :D

pero mira as el favor de corregir las cosas q estan mal ecritas como por ejemplo: soy, q en el contesto en el k estaba habria q poner sois y mas cosas x el estilo (no te lo tomes a mal, esq con esos errores es mas chungo leerlo);)

Désirée Rodríquez dijo...

Ok, ese es mi gran defecto

Betsaida dijo...

Sigue así, me gusta mucho tu creatividad y el diseño del blog también. Estoy impaciente por leer más, tá guapísimo, me encanta. De todo lo que has escrito, lo más que me gusta es la introducción y del primer capítulo la primera y la segunda parte.

Betsiiii!! dijo...

me encanta, me encanta, me encanta, me encantaaaaaaa!!!!!!!!!

Betsaida dijo...

Graciass Désireé!
keremos la cuarta parte y el siguiente capítulo y el libro entero!
KeReMoS lA cUaRtA pARTe!
KeReMoS eL sIgUIenTE CapITuLO!
kErEmOs eL sIguINETe CaPiTUlO!
KeREMOS eL lIbrO ENTero!
Te kERemoS a ti dÉsIRÉ!!!!!!!!!
Gracias Désirée por lo has sido, por lo que eres y por lo seras!!!
Felices vacaciones
Te Keremos!!!!

Mª Désirée Rodríquez Quintana dijo...

¡¡Ohh!! Betsaida que comentario más apasionado. Me ha encantado. Solo decirte que pronto tendréis noticas de María.