2015/11/03

Lo que fue de Los Derrotados


Me he introducido en otro medio, Youtube. Espero que les guste. 



2014/12/08

Quinto capítulo de "Los Derrotados": "Voy a alistarme en capullos sin fronteras" tercera parte


María y Magda se dirigieron a la clase de francés junto con los cuatro bichos que habían venido. El pasillo se le hizo eterno, veía miradas y cuchicheos que seguramente no eran por ella, pero no pudo evitar comerse un poco la cabeza. Siguió con el día porque sabía que tan solo serían unas pocas horas más, se propuso contener su rabia como pudiera. Sabía que tarde o temprano saldría corriendo a por el capullo de Héctor pero también sabía que Pablo tenía algo de razón, pelearse con él no solucionaría las cosas. Aunque yo tenía claro que esa rabia tendría que estallar en cualquier momento, me resultó rarísima esta tranquilidad que María había adquirido de repente, como si su fuerte carácter se hubiese apaciguado en cuestión de segundos.


Las dos chicas se apoyaron en la pared azul fuera de la clase, aún quedaban unos minutos antes de entrar. La profesora vino con ánimos de explicar todo lo que por dejadez de los alumnos y por el nuevo, compacto y deteriorado sistema de estudio no había podido explicar. Un cúmulo de tiempos gramaticales que no les servirían para nada, ya que a tan solo unas horas de empezar las vacaciones pensar en la multitud de cosas por hacer resultaba más práctico. María se había sentado cerca de la ventana con la esperanza de que el calor no la agobiara aún más. Yo, sin un maldito pupitre cerca de ella, me senté en el suelo, como sabía que nadie me iba a llamar la atención. Ventajas de ser invisible.


Claudio y un idiota no identificado se sentaron detrás de María, convirtiendo la clase en todo un reto de capacidad auditiva selectiva. María hacía todo lo posible por identificar lo que la profesora intentaba decir, pero con el tiempo acabó perdiendo el interés. Francés era una de esas asignaturas que no le llamaban la atención pero siempre consideró que saber idiomas es algo totalmente práctico y más en las circunstancias en las que vivíamos. Todos los ahí presente teníamos un futuro incierto. Aunque por alguna razón, María sabía que el suyo estaba marcado desde nacimiento.



Claudio y el idiota no identificado hablaban de muchas cosas: criticaban a la gente de la clase, a la profesora y finalmente a María. Se contaban, ¿cómo no? lo sorprendente de la noticia de Héctor. Esclarecieron más detalles como que por ejemplo Héctor la tenía en el ojo de mira desde hacía tiempo y que se había inventado una escusa increíblemente ingeniosa para quedar con ella, pero de haber sabido lo desesperada que estaba no se lo habría pensado tanto. Ideó ir a ver una mierda de película que la tentara pero que no la atrapase para que se aburriera y le hiciera caso.


María se estaba hartando de tanto detalle inventado y de lo larga que se le estaba haciendo la clase. Empezó a dolerle la cabeza fuertemente, sentía dos pinchazos a cada lado de la frente. No pudo evitar contener su frente entre las manos y apretarla. Vi como las luces empezaron a parpadear y una se apagó del todo con un pequeño sonido de cristales. Nadie se percató de ese casual detalle, hasta que María interrumpió la clase para pedir ir al baño. La profesora se percató de la tremenda palidez que de repente se había adherido a su cara y la dejó marchar con la condición de que lo pidiera en francés. Siempre pensé que esa manía la tenían solo los profesores de inglés, quizás fue el complejo de la segunda lengua extranjera.